lunes, 11 de mayo de 2015

PATRI SÓLO COME FLORES

 El sendero serpenteaba, y en cada curva se hacía más difícil subir la empinada cuesta. 
Él, miraba de reojo cómo el semblante de Patricia parecía la cámara de fotos que dispara flash sin cesar captando instantáneas de la espléndida belleza del paisaje. Los helechos configuraban una alfombra verde bajo los pinos que elevaban sus ramas hacía lo alto de un modo insospechado difuminando la luz solar, refrescante para el deleite de los sentidos. Dijo al tiempo que se despojaba de la pesada mochila que portaba en su espalda: --¿Te parece que hagamos un alto en el camino?--Su sonrisa de plácida complacencia se vio correspondida por los ojos de una soñadora sin límite que parecía decirle,--¡Sigamos andando un poco más! 

--¡Niña mimada! Si tú portaras una mochila con tus cosas y las mías, no estarías tan ansiosa de seguir andando. Seguro que pedirías descansar. ¿Recuerdas que salimos a las seis de la mañana y ya son las nueve? 

¿Has observado esa fuente en la orilla del camino?--le dijo. Paremos ahí y comamos un bocadillo de jamón.

--¿Acaso has olvidado que en el planeta de dónde vengo, sólo comemos flores?  Y...Se diluyó en un suspiro... Se alejó en un rayo de sol perdiéndose en las penumbras de la nostalgia...Resultado de imagen de fotos del camino de santiago

No hay comentarios:

Publicar un comentario