jueves, 27 de abril de 2017

VIVIR DESPUÉS DE HABER VIVIDO

Caminando voy, intentando llenar el vacío;
vacío que la noche tibia repara.
La noche se llena de aliento,
vislumbra un cercano mañana.
Hoy es el día que viene henchido
de un presente y de un futuro cierto.
Urge completar y rematar la hazaña.
Hazaña de vivir después de haber vivido.


Resultado de imagen de condecoraciones

miércoles, 19 de abril de 2017

SUENAN LOS TAMBORES

Todo estaba dispuesto, la Tamborada de Viernes Santo iba a comenzar. Había grupos de nazarenos con sus túnicas moradas y sus caperuzas, los rostros cubiertos. Uno de ellos,  todo lleno de emoción, iba a iniciarse en la ruidosa empresa de hacer sonar su tambor horas y horas sin tregua ni descanso.

Ese día, dormía todavía cuando oyó a su madre que le llamaba con apremio: -Levanta-, le decía. Ya está la túnica planchada... ¡Si te viera tu abuelo! Y le entró la llantina. No hacía mucho que había muerto y él tomaba el relevo en la Tamborada.

Los recuerdos del difunto estaban colgando de todos los rincones de la casa. Todavía estaba su gorra y su bastón en el perchero del recibidor. Había dejado escrito en el testamento que tenían que permanecer allí hasta que su nieto Indalecio hiciera veinte tamboradas llevando su túnica y su tambor.

El joven muchacho había heredado también su nombre, Indalecio. Por fortuna en el físico no había sucedido otro tanto, el abuelo, paticorto y barrigudo, era el retrato de Sancho Panza, en cambio el joven Indalecio era el retrato de Adonis, con unos ojos azulados y una barba pelirroja que él cuidaba con esmero. Sus uno noventa de estatura no soportaban la túnica del abuelo que le llegaba por la rodilla, pero aún así, mediante algunos arreglos, el día de la Tamborada la llevaba puesta.

La pobre Angustina, madre de Indalecio yunior, llevaba todo el día con la llantina, todo era pasar por el recibidor y le volvían los hipos y los suspiros. A la vecina de enfrente le había dado por decir que, por inspiración Divina, se había vuelto "vidente". Veía al abuelo Indalecio sentado en el sillón del recibidor que estaba debajo del perchero. Según la vidente, estaba esperando su gorra y su bastón para salir corriendo a ver a su nieto actuar en la tamborada de Viernes Santo.  
Por fin Angustina tomó una decisión drástica, cogió  la gorra y el bastón y lo puso encima del sillón:

-¡Toma padre! -Dijo con hipos incontenibles-, ya puedes ir a ver a tu nieto, y salió corriendo en dirección a la plaza de la iglesia, donde el estruendo había comenzado, un ruido ensordecedor se hacía eco en todos los rincones del pueblo. Muchos ancianos que ya no soportaban aquella situación de agobio se habían marchado a casa de algún familiar si no tenían segunda vivienda en el campo para ir a refugiarse.

Llegó sudorosa Angustina a incorporase al gentio. Vio a su hijo, que como un poseso, golpeaba con determinación furiosa una vez tras otra el tambor del abuelo Indalecio. Iba guapo a rabiar con su camisa blanca y su corbata roja que sobresalían por entre la abertura de la túnica morada. Le habían hecho un perfecto corte de pelo muy moderno y le habían arreglado sus cejas pelirrojas, que al igual que las pestañas, brillaban al Sol como si fuesen de oro, y es que..., la buena salud, reverbera en los jóvenes como mecha en un candil. Las lágrimas de Angostina eran en este momento, puro amor de madre orgullosa de su hijo.

 Sintió nuestra madre emocionada, que alguien la tomaba por el brazo.  Una voz chillona martilleaba en su oído, aún así, apenas podía asimilar lo que le estaba diciendo su vecina Remedios, la vidente:
-¡Es tu padre, Angustina, es tu padre el que toca el tambor! ¡Le veo con su gorra y su bastón! ¿No ves que a tu hijo le ha crecido la barriga? ¡Mira como se mueve el tambor queriendo salir por los aires!
¡A penas puede tu hijo sujetarlo! 
-¡Sí, está muy guapo, mi Indalecio! Decía Angustina sin poder contener la emoción. Si mi padre pudiera verlo... Y lloraba, ahora movida por el recuerdo de su progenitor.

El joven Indalecio estaba viviendo una experiencia sin igual. Pasaban las horas golpeando con fuerza y él ni se enteraba. Su mente estaba en un estado de catalepsia inconcebible. Sangraban los nudillos de su mano y él, sentía que ésta, con voluntad propia, golpeaba de modo incontrolado y que no la podía sujetar.
¡Va por ti, abuelo! Decía en cada golpe.
¡No es él el que toca, es el abuelo! Decía Remedios la vidente a gritos. 
-¡Sí, sí, mi hijo es todo un hombre, no dejará de tocar aunque se quede sin mano hasta que no den la orden!   

   
   

martes, 18 de abril de 2017

EL RÍO DE LA VIDA

Entre las sombras, arrebujado en su capa, se deslizaba sigiloso. Las calles desiertas olían a piedras añejas oscurecidas por las húmedas nieblas que alimentaban los musgos adosados a sus perfiles. Cómplice, la noche, ocultaba a los ojos del mundo su figura y su existencia. Solo la luna se había percatado de su nocturno deambular.

¿Cuándo llegará el día que mi suplicio acabe? Decía para sí el cautivo de la noche. Y se ocultaba cuando en el horizonte aparecían los primeros claros del día. Se adentraba en el armario que ocultaba la puerta de acceso al aposento oscuro y triste que albergaba su existencia. Un triste ventanuco dejaba pasar un rayo de luz, tenue, plomiza, que denotaba la llegada de la noche cuando su luz se apagaba.

-¿Qué misterioso ser soy yo, que nadie me conoce, ni yo conozco a nadie? ¿Quién alimenta mi existencia, que ni las aves del cielo posan sobre mis ramas? Siempre oculto entre los pliegues de mi capa ennegrecida por el paso de los latidos del tiempo. ¿Cuándo saldré a la luz? Quiero traspasar la barrera de lo oculto y ver que ese tenue rayo de luz se expande e ilumina un mundo donde la primavera es eterna; donde los ríos fluyen con sus aguas cristalinas dando vida a vegas y naranjales.


Quiero sentir los perfumes que emanan de campos floridos de azahar y albahaca. ¡OH! Mano que rige los destinos de planetas y galaxias, saca a la luz mi vida y dame un cuerpo vigoroso y una capa nueva para que pueda ver la luz del día.  


Resultado de imagen de imagenes de misterio







martes, 11 de abril de 2017

FIN DE LA TERNURA


¿Qué haríamos, si la ternura se borrara de la faz de la Tierra?
¡Sería genial que cambiaran las formas de informar!
Alguien con poder, tendría que obligar a los medios a guardar un equilibrio.  A igualar la cantidad de noticias positivas y negativas.
No es solo la excesiva luminiscencia nocturna la que contamina.
Deberíamos cambiar.  

lunes, 10 de abril de 2017

PENUMBRA

Para ti, que me quieres mucho,
sol que de lejos alumbra;
extiendo mi brazo y toco
tu silueta dibujada en la penumbra.
¡Es de belleza suprema!
Tibia y suave,
Como el beso de una madre.
Es tu perfil primavera,
pétalo que se abre...
¡Y, entre tanto!





Dejemos que se vaya produciendo el milagro.

sábado, 8 de abril de 2017

A ESTE LADO DEL RIO


La ingenuidad es privilegio que pocos conservan hasta el final. No es signo de simpleza, todo radica en situarse en la morada del alma donde se halla.


viernes, 7 de abril de 2017

MI VIDA EN UN LAZO

Laurita era una niña dulce,
La que siempre sonreía.
Tenía gatito y perro,
A los dos mucho quería.
Los arropaba en su regazo
Si ambos tenían frío
Les daba ricos helados
Cuando llegaba el estío.
Por tenerle mucha envidia
La bruja la vigilaba.
Una serpiente muy mala
Para ella preparaba.
Y, se la puso delante
Para que la atacara
Cuando Laurita la vio
Le gustó mucho su cara.
Le dio tiernecitos besos
Y una canción le cantara.
La serpiente emocionada
Al sentir su tierno abrazo
Dejó de ser venenosa
Y se convirtió en un lazo.
Emocionada, Laurita
Recogió el lazo del suelo
Y viéndolo tan bonito
Se lo colocó en el pelo.

PAZ Y AMOR

 Venga tu luz y el mal espante.
Vuélvanse cuerdos los descerebrados.
Salgan las bondades como aceite sobre agua.
Cese la ignominia y el tráfico de almas.
Venga la cordura a manejar las masas.
Sean oídas todas las plegarias.
A los que nos rigen
Dad capacidad.  

jueves, 6 de abril de 2017

SALUDAR ES SALUDABLE




Después de los escollos
Llegué a la playa.
Después de la tormenta
Viene la calma.
Se suceden los días
Y van pasando.
Lo bueno y lo malo
Nos va llegando.
Paciencia necesita
El peregrino.
Pasito a pasito andando
Hace el camino.
Y llegado a su meta
Va repasando.
El trabajo que cuesta
Llegar andando.
Nada cuesta trabajo
Cuando está hecho.
Ha llegado a la meta
Al fin satisfecho.




miércoles, 5 de abril de 2017

LETRAS

Dios se recrea en lo bello.

 Las rocas también aprenden
a conjugar el verbo amar...
Yo amo, tú amas, él ama...
Amamos, amarían, amarán.

ADIOS VIDA DE MI VIDA

Así ofrecía, magia en la noche.
Magia que, el día, su luz perdía.
Sobre mi cuello no cierra el broche.
Ahogarme en llanto, él pretendía.
La magia se esfuma, como la espuma.
La belleza que ofreces cuando es de noche,
el día la destruye, al sol se esfuma.

Qué belleza es jugar con el don de las palabras.
El secreto está en saber combinar música y tono.
Dios lo dona a quien  pregona amor con ilusión.
Despierta, convierte, y fija en la mente,
el don de la palabra en pura pasión. 

martes, 4 de abril de 2017

LA NOCHE




La noche todo lo envuelve en un halo de misterio. 
Los sentimientos afloran, se hacen casi palpables.
El ajetreo diario nos aleja de nuestro yo interior. 
Es ella, la que nos despierta y nos hace pensar.
 Todo ser humano necesita amor
 para seguir adelante con los avatares de la vida.
 Es difícil vivir sin ninguna clase de afecto, 
de apego a algo, a alguien...
Si la fe no anima al sujeto,
 es difícil salir adelante con el desamor.  



Resultado de imagen de imagenes de gallinas cluecas



Vivir, soñar, amar...
Entregar el alma y la vida.
Llorar..., si es que te falta cobijo.
Todo se puede aguantar,
si el calor del amor se te brinda.
No hay penuria que iguale
a la falta de cariño.