miércoles, 5 de julio de 2017

LA INVERNADA

La ventisca lanzaba sus quejidos por la chimenea hacia el interior de la cabaña. Por suerte, esta, se encontraba bien asentada. La nieve cubría hasta la mitad de las ventanas.
Acurrucado contra su dueño, Mitrón, un dogo alemán, dormitaba al calor de las llamas amarillas y azuladas de la hoguera. Todo parecía tranquilo.

Joe, un joven escritor hacía su primera invernada en el Parque de YELLOWSTONE. Había construido su cabaña a orillas del lago del mismo nombre. Tallaba con sumo cuidado la cabeza de un oso. A pesar de la tormenta de nieve que azotaba la comarca y la baja temperatura del exterior, un agradable ambiente se respiraba en la estancia, única habitación de que constaba el hogar de Joe. Tenía un altillo donde se hallaba un camastro al que se accedía por una tosca escalerilla de troncos, hecha de modo rudimentario, como todo lo que había dentro de la cabaña: una mesa, una silla y un balancín, en el que Joe se mecía leyendo y repasando los capítulos de su novela. También dedicaba algún tiempo a tallar. Siempre le había gustado hacer figuras de animales salvajes.

Tenía víveres para pasar un invierno tranquilo en compañía de su perro. El más bello de los canes. De pronto Mitrón dio un salto y se dio a una furiosa envestida contra la puerta que se hallaba cerrada con un fuerte travesaño de hierro que la cubría de parte a parte. Joe oyó unos arañazos sobre la parte exterior de la puerta. Se asomó a la ventana por la parte que quedaba al descubierto de la nieve y vio a un enorme oso pardo que intentaba tirar la puerta abajo.
Se apresuró a proteger la puerta con todo lo que tenía a mano, pero la fuerza descomunal del animal amenazaba con echarla abajo. Mitrón ladraba furioso. Se alzaba sobre sus patas traseras apoyando la delanteras en la puerta subido sobre la mesa y la silla.

Joe, con toda calma preparó su fusil. Apagó los leños que ardían en el hogar, y con la escalerilla se deslizó por la chimenea hasta el tejado de la choza. Lanzó unos metros más allá de donde se encontraba el animal un trozo de carne ahumada. El oso se dispuso a cogerla, momento que aprovechó Joe para con un certero disparo dejarlo abatido sobre la blanca nieve.
Nunca antes había tenido oportunidad de tal cosa, pero el joven se dispuso a sacar la piel del oso intacta y lo consiguió con destreza inusitada. Trabajosamente lo hizo partes y lo guardó enterrado bajo la nieve. Sería un buen alimento para Mitrón.
La piel del oso quedó tendida en el exterior en la rama de un enorme abeto. Pronto lucia una blanca rigidez. Se había congelado.
Las noches eran eternas en YELLOWSTONE. Esa noche Joe no pudo pegar ojo. La tremenda soledad en que vivía, de pronto, se le hizo penosa. La huida de la gran ciudad, ahora le resultaba inverosímil.
CONTINUARÁ


martes, 4 de julio de 2017

NI MEJOR NI PEOR


Lo recuerdo como si fuera ayer. Sonaba muy suave una sucesión de canciones que me transportaban a tiempos lejanos de mi infancia, cuando mi abuela mojaba una rebanada de pan con vino, le ponía una buena capa de azúcar, y me la daba para merendar.

Era ella una mujer blandita y tierna, siempre sonreía. A mí, me gustaba subir a su regazo, tibio y mullido. Cuando me rodeaba con sus brazos, yo, sentía algo que me adormecía y quería quedar allí,
arrebujada y segura. El sopor me lo produciría el pan con vino y azúcar.

—Cuéntame un cuento —le decía. Y ella, desgranaba en mi oído un entramado de historias que hilaba unas con otras de osos que se subían sobre caballos voladores y peces que salían del río para comer margaritas.
También me enseñaba a rezar. Casi no sabía hablar, y ya rezaba el Padre Nuestro, y la oración al ángel de la guarda antes de ir a dormir :

Ángel de la guarda
dulce compañía
no me desampares
ni de noche ni de día.

Cuatro esquinitas
tiene mi cama,
cuatro angelitos
que me acompañan.

Con Dios me acuesto
con Dios me levanto
la virgen María
y el Espíritu Santo.

¡Sí, han quedado lejos... lejos y olvidados los tiempos de mi infancia! Aunque en mis recuerdos vivirán para siempre.




CANCIÓN PARA LAURITA

Laurita niña muy dulce,
ella siempre sonreía;
tenía gatito y perro,
bien a los dos protegía.

Acunaba en su regazo
Si ambos tenían frío;
les daba ricos helados
Cuando llegaba el estío.

Le tenía mucha envidia
una bruja patizamba.
Una serpiente bien mala
para ella preparaba.

Y, se la puso delante
para que se le enroscara.
Cuando Laurita la vio
le gustó mucho su cara.

Le dio tiernitos abrazos
y una canción le cantara,
y meciéndola en sus brazos
con cariños la mimara.

La serpiente emocionada
con su cariño y su abrazo
dejó de ser venenosa
y se convirtió en un lazo


Emocionada, Laurita,
recogió el lazo del suelo,
y viéndolo tan bonito
se lo colocó en el pelo.