viernes, 2 de enero de 2015

DUELO A MUERTE

 Una mirada torva y una mirada diáfana se batían a esgrima en duelo a muerte:
--¡Soy dueña de tus sentimientos! --Decía la mirada torva blandiendo su sable con maestría tal que causaba espanto.
--¡Nadie es dueño de mi voluntad sino yo! No seré dueña de mis sentimientos, pero sí de mis actos! ¡Lucharé hasta rendirte en una estocada a muerte! --Decía la mirada diáfana. 
Una rata de cloaca observaba la contienda asomada por una tapadera rota de una alcantarilla. 
--¡Qué buenos maestros han tenido! --Decía asombrada del hábil manejo de las armas de ambas. 
--No me marcharé de aquí hasta ver cuál de las dos clava la estocada.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario