miércoles, 18 de marzo de 2015

EL SUSPIRO DE LOS ÁLAMOS

Paseaba yo disfrutando de la suave neblina y la llovizna tamizada. Cerraba los ojos y veía danzar ante mi las sombras encubiertas de sueños y anhelos secretos que a nadie he contado. Los días nublados a veces producen placeres serenos y sueños de luz y esperanza. Los olivos y las palmeras que adornan las coquetas plazuelas parecen querer absorber la dulce melancolía que se desprende de las nubes oscuras y envolventes. De pronto, escucho lamentos y suspiros que salen del patio del un colegio silencioso y vacío. La llovizna lo impregna de humedad y de charcos. No hay niños jugando. Los niños se han ido. Miro una vez y otra, no veo a quién 
llora. Reparo en los álamos que bordean el patio y veo sus hojas que lloran la falta de gritos y risas.  --¡No lloréis!-- Les digo. Los niños, volverán mañana. 
Resultado de imagen de fotos de alamedas

No hay comentarios:

Publicar un comentario