lunes, 6 de julio de 2015

MANOS ABIERTAS

Del monte bajaban voces extrañas.
Todos se preguntaban de dónde procedían.
Al rayar el alba, lucían antorchas encendidas.
Iluminaban en la lejanía el crepúsculo matutino.
No son tiempos de misterio...
¡Todo queda al aire, al descubierto!
Nadie cree en brujas... En fantasmas..., en encantamientos.
¡Las voces hablaban en danzas diabólicas..., en aquelarres!
 Aullidos de lobos matizaban el misterio.
¿Qué pasa en el monte?
¡Lloran las copas de los cipreses gotas de negras escarchas!
Las luces difusas enmarcan figuras de monstruos y de dragones.
¡No te aterrorices mi niño del alma!
Los miedos sólo deben sentirlos los sucios de corazón.
El misterio ya no es misterio cuando el sol sale.
Las brujas se esconden cuando...
 se abren tus ojos iluminando los continentes...,
¡que cada día se hacen más pequeños!
Tu sonrisa es mi sonrisa,
...¡Tu amor es mi amor!
Tus manos abiertas refrescan mi alma,
...¡Son las que me sujetan y me sostienen!
Nubes blancas adornan el cielo dónde tú vives.
¿Lanzamos al viento llantos...,
...o risas de ángeles  que bailan danzas con notas del amor eterno?
Se enredaron los velos en los bucles de tu pelo.
Rasgaron sus vestiduras, aquellos que te quisieron.
Hay temor en las mentes de aquellos que ni ven ni sienten...
Eres llama de fuego que nunca se consume.
Se oye tu luz que se expande hasta los últimos confines.
¡Llena de paz las almas, de sabiduría a los necios...Y de caridad a los ladrones!
Deja para mí tus manos abiertas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario