miércoles, 24 de junio de 2015

LENTO CAMINAR

Pasito a pasito lento, se iba alejando su silueta en la lejanía. No decía adiós, ni lloraba, ni gemía. No quedaba llanto que enturbiara su mirada que ya se habían encargado los años de empañar sus cristalinos y descoyuntar sus huesos.
--¡Qué pena!--Se decía--. Ya no puedo con el yunque y el martillo. Mejor será que me aleje. Caminaré por la orilla. Buscaré la sombra de los árboles y no estorbaré al transeúnte que más que andar corre y se afana por la senda; para unos, ancha y suave, como piel de doncella por la que las ansias del mancebo resbalan; para otros, áspera y estrecha, como madrastra mala que mira y nove la indefensión de la tierna infancia. No hay lágrimas para llorar, no hay risas para regalar, solo un lento caminar buscando la sombra del árbol del camino.



de donde vienen los árboles

No hay comentarios:

Publicar un comentario