martes, 14 de julio de 2015

ALMA Y PIEL

Su sueño era llegar alto

 Su alma: Por nada del mundo se hubiese atrevido a hablarle de tu a tu. Quería comunicarse de modo apropiado..., pero no sabía cómo hacerlo. 
Se abría su espíritu y también cimbreaba su sonrisa al sentir su presencia, que todo lo inundaba. 

("No me hables, mejor..., que lo haga el silencio") 

Su piel: Repletos mis nervios de savia nueva. También mis oídos te oyen y sienten. --¿Porqué sonríes y escuchas mis pasos? ¿Sábanas de hilo en noche de encuentros? ¿Porqué me requiebras y hueles mi pelo? ¡No sientes el halo! Mi cuerpo y tu cuerpo son trenzas de brazos y piernas.

(¡Nada hay que temer, sólo son..., coloquios, de alma y piel!)

Resultado de imagen de fotos de auroras boreales






  

No hay comentarios:

Publicar un comentario