viernes, 31 de julio de 2015

LA DESPEDIDA

Si... Y no. A veces, es larga y triste la despedida. En cambio otras, se nos marcha el encuentro sin pena ni gloria.
 A ti, yo te recibí templada. Sí, templada por los rayos de un sol indulgente que quiere y no quiere..., que quiere y no puede; pero hoy, te despido añorando tus rayos temblorosos y tímidos del invierno frío. ¡Adiós, julio! No eres mi amante, pero me dejas caliente. No son lágrimas lo que de mis ojos salen..., son gotas sudadas que me han producido los calores de tu encuentro. ¡Adiós! ¡Tardaremos un año en vernos! Yo volveré a encontrarte..., templada. Pero, esta vez, será por la alegría de vivir la aventura del encuentro por enésima vez.
El mes de julio visto por Yolanda

No hay comentarios:

Publicar un comentario