martes, 17 de febrero de 2015

LLUVIA DE MAYO

 ¡Sí,sí,sí, agua sí, agua sí!
De la mar el son, son, son,
Y del corazón, son, son, son,
Las cosas que vi, vi,vi,
De mayo aguas son, son, son.
Por tú y por yo, yo, yo,
que por vivir, ir, ir, ir,
Del color de Mayo son, son, son.

Cayo, un joven casado con Alia, todos los días escuchaba la misma cantinela. Tenía esa edad a la que se le toma a la cama cierto apego. Le costaba gran esfuerzo abrir los ojos y levantarse de la cama para incorporarse a la rutina diaria. Alia estaba pendiente de que no llegase tarde al trabajo. Se levantaba la primera, preparaba el desayuno cantando fuerte y haciendo las cosas con estrépito.
Cayo se enfadaba y se aferraba a la almohada con vehemencia. Ella se acercaba y le besaba y le llenaba de mimos y de cariñosos avisos de que perdería el trabajo y la dignidad.
Cansada de la poca disciplina de Cayo, Alia se propuso reeducarle y convertirle en un hombre responsable.
Jamás abandonó la cama antes que Cayo. Si se le hacía tarde le dejó sufrir las consecuencias. Tampoco movió un dedo para solucionar nada que fuese competencia suya. 

¡Sí,sí,sí, agua sí, agua sí!
De la mar el son, son, son,
Y del corazón, son, son, son,
Las cosas que vi, vi,vi,
De mayo aguas son, son, son.
Por tú y por yo, yo, yo,
que por vivir, ir, ir, ir,
Del color de Mayo son, son, son. 



Resultado de imagen de fotos de montañas



No hay comentarios:

Publicar un comentario