jueves, 4 de febrero de 2016

FURIA MAL CONTENIDA

Al parecer, la abuela María se debatía entre la vida y la muerte. El vaho pestilente que se respiraba al abrir la puerta de su casa, denotaba desidia y abandono. En los años postreros de su vida, tal cómo sucede a más gente de la que sería de desear, no recibía la atención debida de sus cercanos responsables. Y no es que ella no mereciera más de lo que se le daba, era que la ingratitud y falta de humanidad es caldo de cultivo que prolifera libremente sin que haya antídoto para este veneno letal. La pobre había sido todo lo correcta que le permitieron sus medios en todo lo concerniente a comportamiento humano y social.
    Pero todo iba a cambiar. A la abuela María en su boca desdentada, apuntaban dientes nuevos. De la noche a la mañana, toda su estructura ósea, tomó la fuerza y regeneración, robusta y portentosa, de un púgil veinteañero.  También le creció la barba. Ante el asombro de todos, dio un salto de la cama, se dirigió hacia la mesa de la cocina, y con el puño cerrado la golpeó haciendo saltar por los aíres los tiestos acumulados durante semanas. Acto seguido, agarró a su cuidadora por la peluca y haciendo un nudo con las extensiones la colgó del perchero que había detrás de la puerta de salida. Dio un portazo y se marchó. (¡El mundo entero quedó aturdido con el suceso!). La mutación siguió produciéndose a lo largo y ancho de la superficie emergente.  El planeta se llenó de forzudos que zumbaban a diestro y siniestro....¡¡¡Resultado de imagen de fotos de forzudos

No hay comentarios:

Publicar un comentario