sábado, 19 de septiembre de 2015

EL GATO ERA NEGRO





En el alféizar ennegrecido por años de suciedad acumulada había huellas extrañas. No eran las de las lágrimas que había dejado Paulita después de aquella humillación recibida por la injusta y dolorosa bofetada recibida de manos de su propia madre. Eran frecuentes los abscesos de cólera mal reprimida de ésta, que siempre venían a dar al traste en el rostro de la infeliz niña. 

Solía ésta calmar su desencanto y su tristeza llorando con la barbilla apoyada en el pretil de la ventana, esperando al gato negro que siempre acudía cuando sonaban sus sollozos. Lamia éste sus mejillas húmedas de llanto y bebía con fruición el líquido salado y amargo de sus lágrimas. No había sentido jamás en su tierno rostro otros besos. Tampoco había escuchado una palabra de cariño. Sólo las huellas del gato negro sobre el polvo y la sonrisa de la luna, habrían en su tierno corazón una ventana a la esperanza.
Resultado de imagen de imagenes de gatos bajo la luna



No hay comentarios:

Publicar un comentario