sábado, 9 de agosto de 2014

EL PARAÍSO



 La joven Andrisa había nacido coqueta. Miraba con ojos cálidos y al andar se contoneaba.

Su abuela le decía: 


-Ten cuidado, Andrisa, que no sólo la boca habla. Los andares dicen lo que piensas... lo que sientes.
--¡Abuela! ¡Por favor no me reprimas!--, No me controles, déjame ser yo misma.

--No, Andrisa--, ¡Nunca serás obra acabada! Siempre estamos inmersos en la construcción de nosotros mismos y también en la reconstrucción. No te venzas a las banalidades. Hay cosas que cuidar, sobre todo pensar que, tu felicidad futura, cuando llegues a la ancianidad, será mirar atrás y no tener nada que reprocharte.


Así un día y otro día, la abuela trataba de hacerla comprender  la verdadera esencia de la vida; pero la
 joven llevaba dentro algo difícil de controlar: 
 Inexperiencia, juventud, la llamada del instinto que se manifestaba cuando reía, cuando andaba. Todos leían como en un libro abierto lo que sentía, lo que pensaba, o por lo menos eso creían pues, era incapaz de nada indigno. Muchas veces las apariencias engañan. ¡Qué importante cuidar las apariencias, niña!

No hay comentarios:

Publicar un comentario