miércoles, 31 de agosto de 2016

FANTASÍAS DE ROBLE CALVINO



En noche cerrada se encontraron sus caminos. Él, caminaba por el sendero que conducía hasta la ermita junto a Logo, un pastor alemán de pura raza. Ella, rezaba de rodillas ante la puerta de la ermita, dedicada a la advocación de la Virgen del Socorro. Se oían sus lamentos a más de treinta metros de distancia. Suplicaba en voz alta creyendo encontrase en las soledades del campo a esas horas de la noche.

De pronto, la puerta de la ermita, al parecer solitaria,
cedió lentamente sobre sus goznes. Apareció en el umbral una figura encapuchada, toda de negro. No se distinguían sus facciones en la oscuridad de la noche.

En el cielo las estrellas parecían hacer guiños misteriosos y hasta un poco siniestros.

Ella, sorprendida y asustada dio un giro brusco yendo a caer en los brazos de él, que la sujetó en el vacío. El perro, con reacción propia de su instinto natural se lanzó sobre la figura aparecida en el umbral de la puerta de la ermita. La fiereza del animal puso en escapada al fantasmal aparecido, con violento ademan desapareció tras la puerta por dónde había salido.

Ambos transeúntes de la noche se hallaban abrazados a las puertas de la ermita. Él, trató de encontrar la mirada de ella que presa del pánico se aferraba más y más a su cuello buscando protección. Logo, comenzó a emitir lamentos que ponían los vellos de punta. De punta ya los tenía el chico recordando algo en lo que él no había creído: por la mañana leía por distracción en la consulta del dentista lo que vaticinaba su horó
scopo: esa noche conocería al amor de su vida y lo tendría en sus brazos.


martes, 30 de agosto de 2016

UNA LÁGRIMA QUE ABRASA

Una lágrima arrasa de mis mejillas el color,
conmociona mis sentidos y no sé por qué lloro.
Un sentimiento profundo disuelve mi razón,
me conmueve, y si pienso el motivo de mi llanto,
te encuentro en un sueño que concluye...
En la razón de la sin razón.
Paseos por delicados aromas, a jazmines y a canela;
a montes, valles y cañadas.
Pasadizos tortuosos que nos llevan al remanso,
donde tú imaginas espumas, brumas y un sol que nace,
en amanecer de la razón de la sin razón.
Resultado de imagen de imagenes

domingo, 28 de agosto de 2016

UN MAR CON BISOÑÉ

Hoy he visto al mar bailando 
con su traje de moharé, 
Festones de nubes blancas
hacían su bisoñé.
Muy azul estaba el cielo,
pretendía no mirar.
Estaba muy extrañado
de su forma de bailar.
El mar lo que pretendía
era hacerlo enloquecer
y allá en el horizonte ...
!Hacer el amor con él!
Diosa de brillos, la mar.
Enamorada del cielo.
Azul que en el mar refleja,
¡Brillos de un amor eterno!


Resultado de imagen de fotos del mar

miércoles, 24 de agosto de 2016

FLORES Y RISAS

Resultado de imagen de dibujos de niños jugando
Cuando un niño ríe
se abren las flores.

Resultado de imagen de dibujos de flores
Cuando un niño juega
con risas las riega.

DOÑA PACA PAGANIOS

Doña Paca Paganios estaba desbordada por la sagacidad de su nieto Plagio. Le pusieron este nombre en recuerdo de su abuelo materno Pancracio, pero, cuando fueron a bautizarlo el cura andaba algo tocado del oído derecho, no cacto bien el nombre y le puso Plagio. En un principio, el santo barón, quedó confuso, pero ante tanto nombre raro que demandan ahora para los neófitos, soltó el nombre como el que no quiere la cosa, y con Plagio se ha quedado para el resto de su vida.
El nombrecito de Plagio es causa de burlas para el chaval en la escuela. Los tiernos infantes, que suelen ser crueles por naturaleza, aprovechan cualquier ocasión propicia para el solaz y el divertimiento.

-¿De quién eres plagio, Plagio? -¡Ja, ja, ja! ¿Acaso tu papá había escrito  otro antes de escribirte a ti? A ver si tu papá resulta ser el de la pluma prodigiosa. -¡Ja, ja,ja!-
El pobre Plagio miraba al profesor esperando la reacción de éste demostrando algo de autoridad. Y sí, reaccionaba, pero con algo de retraso y no sin antes echar su risita por debajo de la manga.
-¿De quién soy yo plagio abuela? Y, porqué me pusieron ese nombre...
-¡Calla, hijo! Todo fue un error del cura.
-Abuela, los niños se mofan de mí y de mi nombre todos los días. -¿Crees que podrías hacer algo para resolver este problema?
-Sí hijo. Eso lo resuelvo yo en un instante. Déjame pensar y ya te digo.
Durante varios días anduvo doña Paca Paganios buscando el modo de prestar a su nieto la ayuda que estaba precisando. El largo camino recorrido por sus días de vida le habían enseñado que la venganza y la violencia no eran solución para situación alguna. Llegó a la conclusión de que lo más certero y más sensato era enseñar a los niños a vadear los problemas con reflexiones para analizar los hechos con referencias seguras de éxito.
Llegó el momento de abordar el problema. Se presentó en casa Plagio con un libro destrozado por sus compañeros de clase. Lloraba éste de impotencia y los maldecía con palabras no actas para plasmar en este lugar, al que cuido con todo esmero.

Resultado de imagen de dibujos de niños jugando-Veamos, Plagio. El mal ha hecho presa en esos niños. Si no te cuidas, te contagiarás, de hecho ya lo estas haciendo. Tu manera de expresarte me lo demuestra. Esos niños, ya son habitados por el espíritu maligno. Nada de lo que hagan o digan debe afectarte lo más mínimo. Alguien sin contaminar debe quedar en el grupo. Búscalo. Sé compañero del que siga la doctrina de Jesús.
-¡Ahora me sales con esas! -Dijo Plagio al borde de la hilaridad-. Estás atrasada, abuela. Ya nadie habla de eso. ¡Con todo lo que adelanta la ciencia! Dame una explicación convincente de que el hombre haya sido creado con el barro de la tierra. 
-Dios creó al hombre del barro. Los análisis que hacen cada día de sangre humana lo demuestra. Todas las sustancias que la componen están esparcidas a lo largo y ancho del planeta Tierra; Él, lo haría a su manera, pero, para que su compresión estuviese al alcance de todo humano en todo tiempo, dijo que estamos hechos del barro de la tierra.

-¡Abuela! No se tardará en descubrir que somos la especie humana un injerto de extraterrestres...
-¡Ay mi niño! ¡Él, Jesús! Dijo que... "Su reino no era de este mundo".  Haz caso omiso de burlas y ofensas. Nada que haga un indeseable debe afectarte si planea por debajo de ti. Devuelve bien por mal y sonríe a la vida para agradar a los que te amamos. Yo te amo. Tu felicidad me importa. Quiero que seas feliz y que sepas discernir los senderos que has de caminar, te llames Plagio o Juan de las Viñas.

LA MOSCA CICLUSA

A la mosca Ciclusa le encantaba volar a ritmo de vals. Decía que disfrutaba más de la vida y que no podían con ella las depresiones. No eran ritmos de moda, pero a ella no le importaba, era una mosca soñadora y le gustaban todas las antigüedades. Su prima Alicita siempre le preguntaba: -¿qué haces para estar tan contenta siempre? yo me veo y me deseo para ponerme en marcha por las mañanas. En cambio tú, vuelas como una diosa sobre los trozos de manzana caídos en el suelo de la anciana María.
Resultado de imagen de dibujos de ancianas en mecedora
-Mira, Alicita, si quieres conservar la salud y el buen volar, cuando sientas que las fuerzas te fallan y que el desánimo quiere hacer presa en ti, pon música de vals y vuela bajo; haz gimnasia y deja tu imaginación por tierras remotas cubiertas de valles y verdes pinos. Sentirás que la vida merece la pena. Da a la anciana María un beso, pero corre, porque tiene siempre el matamoscas en la mano y te puede molestar. 

jueves, 18 de agosto de 2016

DOÑA ÚRSULA PERGAMINOS

Paseaba doña Úrsula Pergaminos con su perrita Mea. Orgullosa de su petigrís, sabía que iba despertando la envidia de algunos que sabían el caro coste de ejemplar tan particular. Todas las noches salía a ir dejando la olorosa marca de su carnet de identidad por picos y esquinas. Pensaba la doña que era muy normal tener todo el día a su perrita en casa, muy limpia y aseada y que sus deposiciones tuviesen que sufrirlas los vecinos del pueblo en la puerta de sus casas.

Meri, la mujer de Pedro Roscón, estaba hasta las narices de que Úrsula Pergaminos llevara a su perra todas las noches a su puerta a que dejara marca de que éste era su territorio. Había probado con todo lo que le decían que era bueno para que la perra no se acercase y pasara de largo, pero sin resultado.

Un día en que su paciencia estaba llegando al límite tomó una decisión drástica: todas las noches salía en dirección  casa de Úrsula Pergaminos y sin el más mínimo pudor hizo lo mismo que hacía la perrita... Mea..., en la puerta de los señores de Pergaminos. 
El hecho fue muy comentado en el pueblo y no tardó Meri, la mujer de Pedro Roscón, en recibir la visita del alguacil del Ayuntamiento citándola para que se personase al día siguiente en el puesto de policía. 

Allí se vieron las caras Meri y Úrsula Pergaminos, la que parecía querer triturarla con la mirada pues le había dejado la víspera un buen recado en el mismo portal. Ni qué decir tiene que Meri no se arredró, ni mucho menos, le hizo con el dedo un gesto disimulado a los ojos de la policía, que aunque  estaba lejos de la buena educación, a Meri la resarció algo de la furia que sentía en presencia de Úrsula Pergaminos y su perrita.

Cuando hicieron el careo Meri fue multada por hacer en la calle lo que hacían todos los perros del pueblo, al que tenían con mugre detestable en puertas y esquinas. Ésta puso el grito en el cielo.
-¡Señora! -Dijo el policía- No querrá compararse a un perro.
-¡Qué me dice usted! ¡Anda, vaya usted a meterse en el territorio de un perro, ya verá lo que le pasa!

Resultado de imagen de imagenes de paseantes de perros

miércoles, 17 de agosto de 2016

QUEMES Y HEMES

Quemes y Hemes


Esta historia,  ha pasado desde tiempo inmemorial de padres a hijos de modo oral, no por ello menos creíble que si existiesen documentos que lo acreditasen.

Sucedió que viajaban Quemes y hemes, dos parásitos muy comunes a las aves y a los humanos, en las alas de una tórtola. Venía ésta acompañada de su pareja, muy amada e inseparable.

Hicieron ambas un alto en lugar de belleza privilegiada: un río fluía a través de una hendidura rocosa desde donde se divisaba un valle de arbustos tachonado de palmeras. Corriente abajo, por unos rápidos zigzagueantes, transcurría el cauce veloz hasta llegar a un remanso; parecía lugar para relax de los dioses.

-¡No mires hacia el remanso! A estas horas se baña Medusa. -Dijo Quemes a Hemes_, ¿ves esas rocas que circundan la rivera del remanso? Son incautos que pretendían sorprenderla desnuda con su melena de serpientes al viento. Quedaron convertidos en piedra por su osadía. Sólo Orfeo con el sonido de su harpa es capaz de amansar su fría ferocidad.

-¡Qué me dices, Hemes? -Dijo Quemes-. Acabo de oír una disertación de Pelocles, sabio entre los sabios: dice que ese rollo de los dioses es un comecocos de unos espabilados que quieren controlar con el poder de la sugestión nuestras mentes y por consiguiente nuestras vidas. Parece que quiere convencer que él, por ser tan sabio y tan culto, es el poseedor de la verdad.
-¡Estoy asombrado, amigo! -Dijo Hemes-, ¡Qué trabajo se toman algunos estudiosos de mentes “privilegiadas”. Quieren hacer las veces de los dioses que niegan para hacer creer que los dioses no existen. Y, los que creen, cuando los escuchan piensan: -¡cuanto trabajo para nada! ¡nosotros estamos en posesión de la verdad!
Resultado de imagen de imagenes de atletas griegos
-Y tú, -dijo Quemes- ¿Qué piensas? ¿Existen o no existen los dioses?
-Espera, la tórtola alza el vuelo. Seguro que se dirigen al Istmo de Corinto. Podremos participar en los juegos Istmicos, que se celebran en honor del dios Zeus. Yo me introduciré en el vello púvico de Orermes, lo tiene bien tupido y ese día al aíre libre, como mandan los cánones. Tú, busca un atleta de prestigio, a ver si ganamos algún trofeo.
-Pero, -dijo Quemes-. A todo esto, no me has dicho lo que opinas con respecto a la existencia de los dioses.
-Mira, yo, como buen demócrata, siempre dejo que mande la mayoría.



QUEMES Y HEMES


QUEMES Y  HEMES

Esta historia, muy verdadera, ha pasado desde tiempo inmemorial de padres a hijos de modo oral, no por ello menos creíble que si existiesen documentos que lo acreditasen.

Sucedió que viajaban Quemes y Hemes, dos parásitos muy comunes a las aves y a los humanos, en las alas de una tórtola. Venía ésta acompañada de su pareja, muy amada e inseparable.

Hicieron ambas un alto en lugar de belleza privilegiada: un río fluía a través de una hendidura rocosa desde donde se divisaba un valle de arbustos tachonado de palmeras. Corriente abajo, por unos rápidos zigzagueantes, transcurría el cauce veloz hasta llegar a un remanso; parecía lugar para relax de los dioses.

-¡No mires hacia el remanso! A estas horas se baña Medusa. -Dijo Quemes a Hemes_, ¿ves esas rocas que circundan la rivera del remanso? Son incautos que pretendían sorprenderla desnuda con su melena de serpientes al viento. Quedaron convertidos en piedra por su osadía. Sólo Orfeo con el sonido de su harpa es capaz de amansar su fría ferocidad.

-¡Qué me dices, Hemes? -Dijo Quemes-. Acabo de oír una disertación de Pelocles, sabio entre los sabios: dice que ese rollo de los dioses es un comecocos de unos espabilados que quieren controlar con el poder de la sugestión nuestras mentes y por consiguiente nuestras vidas. Parece que quiere convencer que él, por ser tan sabio y tan culto, es el poseedor de la verdad.
-¡Estoy asombrado, amigo! -Dijo Hemes-, ¡Qué trabajo se toman algunos estudiosos de mentes “privilegiadas”. Quieren hacer las veces de los dioses que niegan para hacer creer que los dioses no existen. Y, los que creen que sí, cuando los escuchan piensan: -¡cuanto trabajo para nada! ¡nosotros estamos en posesión de la verdad!
Resultado de imagen de imagenes de atletas griegos
-Y tú, -dijo Quemes- ¿Qué piensas? ¿Existen o no existen los dioses?
-Espera, la tórtola alza el vuelo. Seguro que se dirigen al Istmo de Corinto. Podremos participar en los juegos Istmicos, que se celebran en honor del dios Zeus. Yo me introduciré en el vello púbico de Orermes, lo tiene bien tupido y ese día al aíre libre, como mandan los cánones. Tú, busca un atleta de prestigio, a ver si ganamos algún trofeo.
-Pero, -dijo Quemes-. A todo esto, no me has dicho lo que opinas con respecto a la existencia de los dioses.
-Mira, yo, como buen demócrata, siempre dejo que mande la mayoría.



lunes, 15 de agosto de 2016

COMIENZA LA FUNCIÓN

Los ojos de Cris se agrandaban y se achicaban de continuo al tiempo que su corazón palpitaba al galope como caballo desbocado, pasaban quince minutos de la hora de dar comienzo a la función y la protagonista no aparecía.
Los nervios de todos y la extrañeza se hacía eco con lo que sucedía con el público que había acudido a presenciar la obra de teatro, comenzaban los murmullos y las protestas.

Cris tenía miedo. Sentía que si hablaba diciendo lo que estaba pensando, todos reirían y se mofarían de ella..., ¡una novata pretendiendo sustituir a la protagonista! Ella sabía al pie de la letra el guión, de principio a fin. Había puesto los cinco sentidos en los ensayos. A pesar de tener el papel más insignificante de la obra y salir a escena al final, había asistido a los ensayos  completos y el texto de la protagonista le gustaba. Ella acababa de terminar sus estudios de Artes Escénicas y se encontraba con ganas de comerse el mundo y muy capaz de hacerlo.

Haciendo un gran esfuerzo se dirigió a la directora. Estaba ésta al borde del colapso. -¡El día del estreno! ¡No podía ser que esto le sucediera a ella!- Cris, aparentando dominio y firmeza le dijo que ella se comprometía a sustituir a la protagonista; que sabía el texto y que el vestuario no sería problema ya que tenía la misma talla que ella.
La directora se la quedó mirando con algo de estupor. A penas había reparado en ella. Los nuevos tenían que hacer muchos largos alrededor suyo para que les prestase alguna atención.
En unos segundos tomó la decisión: -¡Vale! -dijo-. Haz tu caracterización lo más rápida que puedas y a escena.

Corrió Cris hasta el camerino a cumplir el requisito de disfrazarse de bruja para salir a actuar. Ya terminaba con los últimos retoques y se disponía a encajar la dentadura de bruja en su boca, cuando se abrió la puerta de golpe, con gran violencia. Apareció Grisela, la protagonista, que además también era prima de Cris. Se abalanzó sobre ésta arrancando la peluca de su cabeza y propinando un puntapié en su tobillo izquierdo al tiempo que le daba un fuerte mordisco en una oreja. -¡Ladrona! -le decía-. Siempre supe que querías mi papel.  La directora quiso interponerse entre ambas contrincantes, recibió otro puntapié, pero  en pleno trasero.
El público pitorreaba y daba golpes en el suelo con los pies.  

Ante tal desbarajuste los demás componentes del grupo, que ya estaban vestidos para el evento, decidieron actuar por su cuenta y levantando el telón comenzaron a actuar improvisando de manera que aquello parecía un musical en el que todos hablaban reían y cantaban  de manera bastante genial.
Las dos primas y la directora, corriendo una tras otra, salieron al escenario peleando y vociferando de manera que encajaban con lo que estaba haciendo el resto de actores. La música sonaba de manera coordinante ya que era experto el encargado de hacer el efecto. Grisela arrancó a Cris el traje a tirones, y viceversa,  quedando ambas en paños menores; Cris, redujo a su prima con un golpe de kárate, del que ambas eran cinturón negro. La directora fue zarandeada y despojada de su vestimenta  en escena. ,Hicieron una gran exhibición de este deporte. Los actores hacían coro ante cada kata y aplaudían, cosa que animaba al público que aplaudía también.

Grisela quedó derrotada. El público vociferaba entusiasmado. La directora y las dos primas habían inventado un modo nunca visto de hacer desnudos, muy deportivo, a golpe de Kárate. Les había encantado aquella obra surrealista y tan innovadora. Ya  se iban a saludar las dos karatecas como hacen los buenos deportistas, cuando una voz, entre dulce y apremiante despertó a Cris de su sueño:  -¡Despierta prima! ¡Tenemos estreno! ¿O quieres que lleguemos tarde?     
Resultado de imagen de imagenes de musicales

viernes, 12 de agosto de 2016

EL POLLITO PICOTÍN

El pollito Picotín venía especialmente contento de la escuela, había aprendido el significado de la palabra "locución".
Quiso contarlo a su madre y ésta, sin escuchar lo que decía, lo mandó a buscar lombrices al estiércol del vecino.
Picotín no lloró, porque los pollitos no lloran, pero piaba mucho y fuerte. 

Cotina, que así se llamaba su madre, le mandó callar con un verbo imperativo, o por lo menos eso dedujo Picotín al analizar la frase que de pico de su madre había escuchado. Él, estaba muy atento a educarse para el día de mañana, pasase lo que pasase. Le hubiera gustado tener una madre como la de su amigo Puzón, que le ayudaba en los deberes y le lavaba la cresta con acicalado de plumas para ir a la escuela. La madre de Picotín le daba un picotazo y le decía: "espabila, y lávate tú"

Resultado de imagen de imagenes de pollitosNo dejaba Picotín de pensar mientras buscaba lombrices que a él no le iba a arredrar nadie. Aprendería a ser un buen jefe de corral, y estaría atento a no hacer lo mismo con sus hijos. Y pensando y calculando se decía a sí mismo para consolarse: "Será necesario que estas cosas sucedan así para una mejor evolución" Los obstáculos de cualquier tipo, siempre nos hacen más fuertes si sabemos superarlos. 

miércoles, 10 de agosto de 2016

DE NUEVO EN CASA

Resultado de imagen de imagenes de caracoles
De nuevo en casa..., decía Juguito, un caracol melancólico y timidón que salía cada madrugada de su concha para atisbar un mundo que le daba miedo. Sentía gran alivio al quedar oculto. Al igual que el avestruz cuando esconde su cabeza bajo el ala, él, no veía el mundo, pero el mundo podía verle a él.
Andaba transportando su casa de aquí para allá, cosa que a veces le causaba gran fastidio. Quería ponerla a salvo de los rayos solares, calcinantes y devastadores; intentaba colarse en ranuras y grietas del suelo. A veces lo conseguía, otras quedaba oculto debajo de las hojas de los cultivos que le servían de alimento.

 Andaba cabizbajo y somnoliento cuando encontró en su camino, medio enterrado, un zapato viejo. ¡Cuantas historias tendrás en tu haber para contar! -Pensó-. No se detuvo a pedir permiso y se metió dentro. Al poco de estar allí, sosegado y a salvo de los rayos solares, cuando vio que entraba una araña negra y peluda. Notó las vibraciones negativas del zapato que para nada quería la presencia de intrusos. Él, se metió en su concha dispuesto a cerrarla con su método de siempre. Al pronto escuchó una voz desagradable que decía: -¡Oye tú, majo! ¿Te vas a quedar mucho tiempo aquí? Es que a mí, los caracoles no me gustan, y este zapato perteneció a la dueña de la casa donde nació mi abuela y yo vengo a tomar posesión de mi herencia.  Juguito, en un principio pensó pasar de ella y no hacerle el menor caso, pero la araña siguió hablando contando intimidades de la dueña del zapato y le gustó el chismorreo que se traía entre patas. 

Tegia la araña sin parar. Entre tanto hablaba. Decía que se llamaba Jertrudis la dueña. Que le pasó igual que a Cenicienta,que había perdido un zapato, pero en vez de perderle en el baile lo perdió plantando coles, y que nunca lo encontró; que había llorado mucho y por esta causa, se había quedado bizca, por lo que no se casó; pero un día, sin saber cómo ni por qué, tuvo un hermoso niño. Hubo de poner tierra por medio y marchar a las Américas después de algún tiempo, aburrida del rechazo que sentía por parte de todos. Una araña que vino de América en un barco de bananas decía que aquel niño fue adoptado por una familia que le educó a lo grande; que resultó ser un genio y que disfrutan de su nacionalidad ocultando su procedencia. Y, fíjate tú, ahora, tú y yo, vivimos en el zapatito que perdió su madre...¡Cosas de la vida! 


sábado, 6 de agosto de 2016

EL CAMPO DE SETAS

El anciano Miguel se quejaba de su suerte, había llegado a la vejez descontento y apesadumbrado de su paso por la vida. Duros trabajos y retos no conseguidos le habían agriado el carácter hasta el punto de convertirlo rencoroso y solitario. 
A diario, en tiempo de recolecta, cogía su cesto y su bastón y marchaba hacía el bosque a buscar setas.
Cierto día, que su búsqueda era infructuosa, sentado junto al tronco de un viejo roble, quedó sorprendido por el vuelo de la mariposa más bella que jamás vieran sus ojos. En sus volutas vertiginosas hacia círculos que impregnaban el aíre de un perfume embriagador para los sentidos.
Como poseído de un hechizo, el anciano Miguel siguió a la mariposa. 
Al cabo de un rato, llegó a un lugar donde las setas se contaban a millares. Quiso coger una..., ¡ésta saltó ante sus ojos convertida en mariposa! - Así fue sucediendo una y otra vez hasta que una nube de ellas le envolvía. Volaban en torno suyo formando letras en el aíre que decían:
"¡Miguel, te olvidaste de soñar!" 
Resultado de imagen de imagenes de mariposas de colores

viernes, 5 de agosto de 2016

LA ANCIANA LUCIANA


Resultado de imagen de imagenes de bosque encantadol
Cora, fue complacida en su deseo de quedar en la cabaña del bosque durante cuatro días.
Caminaba admirando sus bellezas cuando creyó sentir la mirada de alguien posada sobre sí. Dio un giro para averiguar la veracidad de su presentimiento y su sorpresa fue alucinante. Una anciana de aspecto inquietante la miraba desde un matorral medio oculta.  
Resultado de imagen de imagenes de bosque encantadoi
-¡Ji, ji,jiiiii! ¿Te he asustado? -Le dijo-. No temas mi niña. Soy la anciana Luciana. Nací en el bosque y en el bosque vivo. No suelen venir muchas visitas por aquí. ¡Ven, te voy a enseñar algo que nadie ha visto antes. Si no tienes miedo, y sigues mis pasos, jamás olvidarás la experiencia que te ofrezco. Además de ser gratuita, te va a aportar gran sabiduría que será de mucha utilidad en ciertas ocasiones que se van a presentar a lo largo de tu vida.  
Resultado de imagen de imagenes de bosque encantadoi
Cora, llena de curiosidad, siguió a la anciana por parajes increíbles. Tenía la sensación de estar cayendo en una trampa; pero la plenitud en la unión con la naturaleza, le impedía dar marcha a tras y poner pies en polvorosa.


Resultado de imagen de imagenes de bosque encantadoi
Llegaron a un claro del bosque donde una carroza  cubierta de musgo perfumado con aromas del monte y tirado por caballos de verde albahaca les estaban esperando.
No pudo resistir la atracción que de modo inaudito la inducía a subir en tan peculiar medio de transporte.
Resultado de imagen de imagenes de bosque encantado

Caminaron por caminos que antes viera en sus sueños. Sólo las Valquirias volaban por ellos. No se hacía el frío notar, ni tampoco los rayos calientes de un sol que abrasa. Todo era perfecto en la unión con el bosque. 
Los caballos del tiro pararon de golpe. Habían llegado al destino previsto. La instó a bajar la anciana Mariana. 

Resultado de imagen de imagenes de bosque encantado

Antes de que se diese cuenta, le había puesto el traje de Cenicienta. Debajo de un sauce su imagen opaca, se hizo de musgo con aroma de albahaca.




jueves, 4 de agosto de 2016

IDILIO CON EL BOSQUE

Resultado de imagen de fotos de cabañas
La cabaña tenía rústica apariencia, tan rústica como el entorno que la circundaba. Después de tres días deambulando sin rumbo, perdida, comiendo frutos silvestres, la encontró  Cora en un claro del bosque. 

Habían salido de caminata de un pueblecito perdido entre kilómetros y kilómetros de bosques intrincados, sin claros para el respiro, el que el turismo rural había convertido en lugar elegido por amantes de la naturaleza para pasar sus vacaciones.
Ella, venía del norte del país. Se jactaba de ser experta en orientación y con autosuficiencia para desenvolverse en lugares como aquel, altamente complicados para cualquier neófito visitante.

Buscando no sé que variedad de hongo comestible, sin apenas advertirlo se había separado del grupo confiada cuando hacían un alto en el camino.
Marcharon los compañeros sin echar de menos su presencia y quedó a merced de sus propios medios para salir de aquel avatar.

Anduvo durante un largo día dejando marcas a su paso, lo que le daba la devastadora evidencia de que estaba caminando en círculo.
Con miedo en el cuerpo suficiente para no olvidar jamás la experiencia, buscaba lugares protegidos para pasar la noche en un bosque donde los altos pinos piñoneros era la variedad predominante. La maleza, espesa y sin fisuras, hacía difícil detectar la fauna autóctona del lugar. No quería pensar en algo que sabía su subconsciente: estaba atravesando una situación muy comprometida.

Por suerte para ella, abundaban las piñas esparcidas por doquier repletas de los sabrosos piñones además de los arbustos que producen el fruto del arándano, al que atribuyen propiedades medicinales optimas para la salud.

Al tercer día, sucia, exhausta, cansada de vagar sin rumbo, en un claro del bosque encontró aquella cabaña. Parecía que las Valquirias la habían construido para que ella tuviese un lugar donde reposar  extenuada.

Se acercó un poco temerosa: ¿quién habitaría aquel solitario lugar?
Intentó golpear la puerta con los nudillos de su mano y acto seguido la puerta cedió con un suave chirriar sobre sus goznes.
Quedó al descubierto el interior donde unas crepitantes llamas daban calidez a la estancia. Todo parecía sacado de un cuento de hadas: la mesa y las sillas hacían conjunto en su estilo rústico con una alacena que contenía vajilla y utensilios para el servicio de una mesa. Otro armario contenía conservas y víveres para satisfacer las necesidades del sibarita más exigente...
¡Y, lo más sorprendente! Un lujoso cuarto de baño con todos los productos necesarios de la más alta calidad...
¡Bueno, bueno, bueno! ¿Qué es esto? -Decía para sí. ¿Dónde está el dueño?

Salió al exterior. Anduvo queriendo averiguar algo que le aclara la incógnita. ¡Nada! No encontraba a nadie  ni indicios. 
Después de largo rato meditando sobre el proceder más sensato llegó a la conclusión de que sus necesidades eran acuciantes y la solución se la servían en bandeja.  Entró de nuevo y cerrando la puerta con todos los pestillos que poseía preparó un baño relajante con sales perfumadas de jazmín. Después, abriendo el armario que estaba preparado con perfectas ropas deportivas se vistió con chándal de alta gama.  Saboreando el momento a pesar de que su hambre le acuciaba, preparó su refrigerio al gusto y con apremio por el cansancio que la agitaba, se tendió en el sofá, frente a la chimenea, quedando profundamente dormida.

 No podía precisar el tiempo transcurrido. La despertaron los trinos de los pájaros y se encoraba perfectamente descansada y lúcida, tanto, que pronto detectó el sonido de las aspas de un helicóptero que trataba de tomar tierra no lejos de la cabaña. Descorrió todos los pestillos de la puerta y salió al exterior para averiguar de qué se trataba.

 Dos mozos fornidos con andar marcial y con amplia sonrisa de anuncio se dirigían hacia donde ella se encontraba:
-¡Por fin la encontramos! ¿Está usted bien? La hemos buscado desde su desaparición. Nuestras pesquisas nos han traído hasta este lugar de refugio que la empresa del hotel tiene preparada para casos como este. ¿Está dispuesta para volver?
La expresión del rostro de Cora no dejaba lugar a la duda. No lo estaba. Después de haber sentido el perfecto idilio con el bosque no pensaba desaprovecharlo.









miércoles, 3 de agosto de 2016

SAPITO NAQUITO

Naquito, el sapito verde, recordaba con nostalgia su última noche en la ciénaga. Estaba oculto en el cañaveral huyendo de unas voces que anunciaban presencia humana. Todavía sentía escalofríos al recordar la última vez que se halló ante un hombre barbudo y tripón   que le miraba con cara de asco.
¡Dios mio! ¡Qué grande era!

 Él, siempre había sentido curiosidad por saber cómo eran los humanos. En las largas épocas de letargo, su madre, para distraerlo, le contaba historias que le causaban terror:
Decía que los hombres, siempre estaban buscando a quién aniquilar, y que con los sapos, tenían mucha fijación. Cuando veían uno, no dejaban de golpearle hasta que le vieran muerto. Por esa razón, ellos siempre estaban ocultos y salían a la luz en contadas ocasiones.

En estas divagaciones estaba sapito Naquito, cuando sintió que una mano enorme se acercaba a él para sacarlo de su escondite. A punto estuvo de ahogarse con la fuerza de los latidos de su corazón. La enorme mano lo agarró. El vértigo le hizo cerrar los ojos y cuando los abrió, se encontraba a una altura descomunal del suelo. 

Resultado de imagen de imagenes de sapos
Ya esperaba sentir los golpes que lo dejarían sin vida, cuando el hedor familiar de la ciénaga llenó de alegría su pobre corazón. Una voz dulce le decía: -"No temas sapito verde y tristón, queda en tu medio y reproduce tu especie que es lo que hacemos los que habitamos este planeta. Es trabajoso y duro, pero es misión que hay que cumplir. Vive en la ciénaga si es ahí donde te ha correspondido vivir. Si lo haces con amor, mejor para ti. 


La extrañeza de sapito Naquito no tenía límite. ¿Acaso su madre estaba equivocada? ¡Dónde estaban los hombres tan fieros que ella decía!


Pasados unos días, sintió sapito Naquito deseos de volver al cañaberal. Le había subyugado el sonido que producía el agua cristalina de la acequia y el verdor sublime de las hojas de las cañas que subían altas, hasta rozar el azul del cielo. Extasiado y enamorado de la libertad, de vivir sin temor, se recreaba en el ambiente cuando un griterío infernal y una lluvia de piedras vinieron a dar al traste con sus idílicos razonamientos. Corrió cuanto pudo. Saltó de una manera nunca vista. Llegó hasta la ciénaga exhausto.
¡Razón tenía mi madre! ¡Con estos humanos, nunca se puede bajar la guardia! 

martes, 2 de agosto de 2016

AMOR EN UNA BOTELLA

Suenan las notas del viento y la noche se ilumina.
 Los pájaros que duermen en los árboles del parque se estremecen e intentan cambiar de postura. 
También la luna hace guiños a las sombras y manda un mensaje a los enamorados que se arrullan con el murmullo de las olas. 
Tú, me besas en la cima de las dunas, me abrazas, y yo, siento que el infinito nos acoge para unirnos cada vez más si eso fuera posible. Tu sonrisa y mi sonrisa se confunden con los rayos de la blanca luna.
 Danzan sobre las olas duendes que habitan las noches del cálido verano. Nosotros pondremos nuestro amor encerrado en una botella.
 El mar con sus mareas lo llevará allá donde no hay noche ni día y las caricias no tienen fin.
Resultado de imagen de fotos de mensajes en una botella

lunes, 1 de agosto de 2016

MARIQUITA Y LA PERRITA RITA

Resultado de imagen de imgenes de mariquitasUna mariquita vivía en una huerta muy bonita. Tenía ésta, un bancal de hermosas y doradas calabazas. Sus tallos largos y rizados se extendían y llegaban lejos, muy lejos. Ellos querían beber de un riachuelo transparente y cantarín.

En llegando hasta el agua, cubrían todo el arroyo de parte aparte y servían de puente a orugas y hormigas que sonreían y cantaban canciones aprendidas de las cigarras cantoras que abundaban en el lugar.

 La mariquita, estaba enamorada de la perrita Rita, que era sumamente pelona y escuálida, pero a ella le daba igual. 
Su amigo, el abejorro Puzón, le decía entre bromas: -Y, ¿cómo siendo una mariquita, macho, eso sí, quieres a una perrita escuálida y pelona?
-Será por que el amor no tiene ojos, ni pies, ni manos, y porque tiene el color dorado de las calabazas.
Resultado de imagen de fotos de bancales de calabazas