lunes, 3 de agosto de 2015

EL DESCONCIERTO

Gotas de sudor frío perlaban su frente. El concierto había dado comienzo. El teatro, lleno a rebosar, se inundaba de los bellos acordes que los profesores de la orquesta sacaban a sus instrumentos con gran maestría. Los espectadores, seguían atentos los movimientos que el director marcaba con su batuta. Ella, era debutante. De pronto, sentía que el violín quería volar de entre sus manos y marchar solo siguiendo las pautas que marcaba el director. Y, tal como si tuviese alas, escapó de sus manos yendo a dar en la testuz del pianista que deslizaba sus dedos con magistral habilidad sobre el teclado sacando las notas a veces, de dulce melancolía, otras, de vibrante contundencia con el estilo inconfundible de "Chopin"
El joven maestro pianista, abrió los ojos desmesuradamente primero, después, los cerró y cayó de bruces sobre el teclado, que momentos antes parecía tener vida.
La joven violinista se puso en pie. Su traje azul magenta comenzó a tornarse gris. Igual que lo haría una posesa, tomando el violín en sus manos lo puso en posición comenzando a sacar notas, una vez de suave tono, otras de fino lamento, mientras gritaba:
--¡Señores! ¡¿Alguno de ustedes ha sentido alguna vez dentro de un concierto, un gran desconcierto?!  
Resultado de imagen de fotos de violinistas

2 comentarios:

  1. Está genial Encarna!!! Te superas en cada relato que leo.
    Me ha dado la sensación que esas escenas que narras las vistes de primera fila.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.Tú si que eres genial querida niña. Tu alma es grande. Besos.

      Eliminar