jueves, 18 de junio de 2015

YO BIEN QUISIERA

--¡Yo bien quisiera! ¡Pero no puedo!... ¡Si. ya sé! Cierto famoso autor dijo: "He cometido el pecado mayor que un hombre puede cometer, no he sido feliz". Según tú, todo miembro de la especie humana, bien sea hombre o mujer..., o viceversa, nace con el deber ineludible de ser feliz. Te puedo asegurar que es harto difícil. Se nace para ser feliz..., o para no serlo.

-- Nada tiene que ver que la vida te sea ingrata, que las penurias se ceben contigo y te machaquen, te den golpes por doquier, si tú has nacido para ser feliz, lo eres..., siempre surge el madero al que asirse en medio del naufragio.

--¡No me vengas con esas, Timoteo!-- ¿Es que crees en la fuerza del destino? ¿Acaso piensas que el ser humano nace sujeto a un patrón prediseñado? ¡No hombre no! Nosotros, lo vamos haciendo con el acierto o desacierto de las decisiones que tomamos en los momentos cruciales de nuestras vidas.
Yo he conocido a gente feliz en situaciones adversas.

--¡Dime la fórmula, que la voy a poner en marcha!

No hay comentarios:

Publicar un comentario