viernes, 10 de febrero de 2017

EL NARANJAL

Sin métrica y sin medida,
de manera natural,
quiero hacer este poema
dedicado a un naranjal.

Porque...yo quiero sentarme
en medio del  naranjal
que adorna y luce en la plaza
en la mañana invernal.

Pequeñita pero hermosa.
Adornada de naranjos
que dan colorido y brillo
y el alma van refrescando.

Es preludio que anticipa
el brillo del naranjal,
la belleza de la huerta
donde crece el limonar...

También allí se da el naranjo,
Coles, lombardas y perejil.
¡El caminar por la huerta,
qué alegría da vivir!

¡Así, es, Santomera hermosa,
gloria del campo y la huerta!
Que luces de mil colores
en el alma nos inserta.

Se nos implantan en mente
de manera muy sutil,
y nos ayuda y nos dona
alegría de vivir.

¡Viva mi pueblo querido!
Al que adoro y al que admiro.
Para quererle y servirle
en Santomera he nacido.


Resultado de imagen de fotos de santomera




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada