miércoles, 5 de abril de 2017

ADIOS VIDA DE MI VIDA

Así ofrecía, magia en la noche.
Magia que, el día, su luz perdía.
Sobre mi cuello no cierra el broche.
Ahogarme en llanto, él pretendía.
La magia se esfuma, como la espuma.
La belleza que ofreces cuando es de noche,
el día la destruye, al sol se esfuma.

Qué belleza es jugar con el don de las palabras.
El secreto está en saber combinar música y tono.
Dios lo dona a quien  pregona amor con ilusión.
Despierta, convierte, y fija en la mente,
el don de la palabra en pura pasión. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario