domingo, 18 de septiembre de 2016

SAPO OJOS SALTONES


Resultado de imagen de fotos de saposI
¿Melancolías? ¿Tristezas? ¡Para qué! Ya casi todo ha pasado. Mi vida lleva una larga..., ¡muy larga trayectoria!  Mi ancianidad es evidente; no hay más que mirar y ver..., mis arrugas. Mi piel de sapo se reseca a pesar de andar a cada instante metido en la charca que me vio nacer. Procuro conmigo mismo los cuidados que aconsejan los duchos en la materia y no consigo nada. La naturaleza sigue su curso haciendo caso omiso a mis cursos de especialización en  nutrición y mantenimiento.

El mundo que me rodea no me gusta mucho, prima la violencia. Andan un poco locos faltos de sentido, dando pasos hacia tras sin ver que hay manos que se frotan con entusiasmo viendo que nos ganan la batalla llevándonos al lugar de donde salimos. Quieren que seamos unos primates que sólo para saludarse hacen el sexo unos con otros sin importar de donde vienen ni adonde van.
Eso sí, primates bien vestidos, con perfumes celestiales... ¡Pero!  ¡Qué digo! Yo sólo soy un sapo. Me está vedado hacer comentarios al respecto. ¡Veo mis ojos saltones y me asusto!

A pesar de ello hablaré. Diré aquello que se me ocurra, por aquello de hacer uso de aquellas facultades que me han sido otorgadas..., para no hacer desprecio a mi creador. Sí, diré que los juegos son bien evidentes. Parece que caminamos por senderos inéditos, pero alguien va dejando miguitas de pan para que los sigamos, y como los pajaritos han muerto con las fumigaciones masivas no se las pueden comer. Vamos siguiendo los pasos que llevaron nuestros ancestros a la conquista del mundo habitable, pero al revés.  

¿Melancolías? ¿Tristezas? ¡Para qué! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario