miércoles, 24 de agosto de 2016

LA MOSCA CICLUSA

A la mosca Ciclusa le encantaba volar a ritmo de vals. Decía que disfrutaba más de la vida y que no podían con ella las depresiones. No eran ritmos de moda, pero a ella no le importaba, era una mosca soñadora y le gustaban todas las antigüedades. Su prima Alicita siempre le preguntaba: -¿qué haces para estar tan contenta siempre? yo me veo y me deseo para ponerme en marcha por las mañanas. En cambio tú, vuelas como una diosa sobre los trozos de manzana caídos en el suelo de la anciana María.
Resultado de imagen de dibujos de ancianas en mecedora
-Mira, Alicita, si quieres conservar la salud y el buen volar, cuando sientas que las fuerzas te fallan y que el desánimo quiere hacer presa en ti, pon música de vals y vuela bajo; haz gimnasia y deja tu imaginación por tierras remotas cubiertas de valles y verdes pinos. Sentirás que la vida merece la pena. Da a la anciana María un beso, pero corre, porque tiene siempre el matamoscas en la mano y te puede molestar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario