sábado, 6 de agosto de 2016

EL CAMPO DE SETAS

El anciano Miguel se quejaba de su suerte, había llegado a la vejez descontento y apesadumbrado de su paso por la vida. Duros trabajos y retos no conseguidos le habían agriado el carácter hasta el punto de convertirlo rencoroso y solitario. 
A diario, en tiempo de recolecta, cogía su cesto y su bastón y marchaba hacía el bosque a buscar setas.
Cierto día, que su búsqueda era infructuosa, sentado junto al tronco de un viejo roble, quedó sorprendido por el vuelo de la mariposa más bella que jamás vieran sus ojos. En sus volutas vertiginosas hacia círculos que impregnaban el aíre de un perfume embriagador para los sentidos.
Como poseído de un hechizo, el anciano Miguel siguió a la mariposa. 
Al cabo de un rato, llegó a un lugar donde las setas se contaban a millares. Quiso coger una..., ¡ésta saltó ante sus ojos convertida en mariposa! - Así fue sucediendo una y otra vez hasta que una nube de ellas le envolvía. Volaban en torno suyo formando letras en el aíre que decían:
"¡Miguel, te olvidaste de soñar!" 
Resultado de imagen de imagenes de mariposas de colores

No hay comentarios:

Publicar un comentario