martes, 3 de mayo de 2016

SIN CONSUELO

Que no me consuele nadie,
que quiero seguir llorando.
¡Mis lágrimas son de azúcar!
Para lo que estoy penando.
Son azules como el mar,
aunque no lo son saladas,
porque me gustan dulces,
y con amor señaladas.
Resultado de imagen de fotos de flores
Yo amargas no las quiero,
 en la amargura no existe,
aquel amor tan sincero,
que tú en mi vida pusiste.
Sí, mis lágrimas son dulces,
como el color de tus ojos,
que se volvían oscuros,
si miraban con enojos.
¡Qué no me consuele nadie!
Yo quiero seguir llorando,
mis lágrimas lleva el aíre,
donde me estás esperando.
Ni son de tormento airado,
ni encumbran la sin razón.
Mi esperar es reposado,
y tiemplan mi corazón,
para la unión con mi amado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario