lunes, 2 de mayo de 2016

LA ROSALEDA

Resultado de imagen de fotos de rosaledasDe la rosaleda no me eches
 que de la rosaleda no me voy.
He traído mi guitarra
para dar música de fondo.
Soy un bohemio que duerme,
en parques  que no cultiva.
Yo vacío mi mochila,
 que a veces me pesa,
en la mirada del transeúnte
que pasa y mira.
Se lleva mis desaciertos
pegados a su retina.
Se va con él mi desidia
cuando me ve derrumbado
con la guitarra en el suelo
y a mí rendido en un banco.
Se lamenta y se entristece
por  lo inútil de mi vida.
Entonces es cuando duermo
y me siento más tranquilo.
Porque así se realiza
la misión que he traído.
Se afanará en sus deberes,
para no seguir mi ejemplo.
Nunca dejará en el suelo,
su guitarra y su mochila.
Al hijo que tiene en casa,
cuando quiera reprenderle,
le dirá sin detenerse:
Mira tú lo que le pasa
a quién ni estudia ni obedece.
Yo aspiré los perfumes
que exhala la rosaleda.
Es lo que más me gusta,
al llegar la primavera.

2 comentarios:

  1. Esta publicación me parece perfecta, es una poesía muy lograda.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Jesús. Me hace feliz tu comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar