viernes, 15 de abril de 2016

UNA LÁGRIMA SILENCIOSA

Una lágrima silenciosa resbaló desde mis ojos a mi boca.
Fueron los recuerdos de ayer y unas notas tristes quien la ha provocado.
Notas que hablaban de hojas muertas y olvidos.
¡Quién pudiera cómo al niño desvalido acunarte!
Protegerte de las penas allanando tus caminos.
Eres paloma que quiere alzar el vuelo y queda a ras del asuelo.
Son los destinos que sabemos a todos nos esperan.
Pensados para amansar nuestra soberbia y dejarnos limpios.
Para que al fin nos demos cuenta de que lo que pensamos no cuenta.
Que somos como el árbol que nace crece y muere.
Sólo, dejarás tras de ti el fruto de tus esfuerzos prendido
De los seres que fueron compañeros en tu andadura.
Llorar de nada sirve ante la evidencia.
Luchemos por las hojas que nacen de nuestra exigua primavera.
Hasta que una gota de sabia circule por nuestras venas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario