viernes, 31 de julio de 2015

LA DESPEDIDA

Si... Y no. A veces, es larga y triste la despedida. En cambio otras, se nos marcha el encuentro sin pena ni gloria.
 A ti, yo te recibí templada. Sí, templada por los rayos de un sol indulgente que quiere y no quiere..., que quiere y no puede; pero hoy, te despido añorando tus rayos temblorosos y tímidos del invierno frío. ¡Adiós, julio! No eres mi amante, pero me dejas caliente. No son lágrimas lo que de mis ojos salen..., son gotas sudadas que me han producido los calores de tu encuentro. ¡Adiós! ¡Tardaremos un año en vernos! Yo volveré a encontrarte..., templada. Pero, esta vez, será por la alegría de vivir la aventura del encuentro por enésima vez.
El mes de julio visto por Yolanda

lunes, 27 de julio de 2015

CAYÓ LA LLUVIA

Cayó la lluvia refrescando la tierra sedienta. Brotes verdes llenaron de vida los páramos yermos. La luz y la esperanza se hicieron patentes en una explosión de savia nueva en troncos caídos de olmos sin primaveras. ¡Ay!...¡Cómo fructifican, unas pocas gotas en tierra abonada...Con semillas que esperan sustento!
Resultado de imagen de fotos de santomera

domingo, 26 de julio de 2015

SOÑAR Y AMAR ES GRATIS

--No te quiero importunar, pero..., ¿tú me amas? ¿sientes volar mariposas cuando me miras? o..., miras a otra parte cuando te hablo. No quiero engañarte cuando te digo..., que hay manos de otros mundos que de mi tiran. Si me amas, has de decirlo. Ello es el fundamento que a mí me inspira. Soy paloma que vuela hacia lo alto. En lo alto está el destino de mi reposo. Repose mi alma en paz..., ¡mientras planea!
Resultado de imagen de fotos de palomas volando

sábado, 25 de julio de 2015

BUENOS DÍAS AVENTURA

A veces la vida nos guarda sorpresas que jamás hubiésemos podido imaginar.
Así lo sentí cuando lo vi sentado en un banco del andén, en la otra orilla.
Llegó hasta mí  su sonrisa y su beso, como solía hacerlo; la sensación de su aliento sobre mi rostro…
--¡Buenos días “Aventura”!  --Solía llamarme así por el día que nos conocimos: fue una noche de verbena. Todos los vecinos se agrupaban en medio de la calle junto a la amontonada masa de mazorcas de maíz. 

Era costumbre del pueblo colaborar en la tarea de quitar las hojas secas que cubren las semillas de maíz de un modo totalmente altruista. Solían éstas, ser de color amarillo, pero se hacían algunas mutaciones a causa de alguna genética lejana, saliendo algunas de color rojo  bermellón.

Cuando se daba esta circunstancia,  quien la encontrase tenía permiso para abrazar a quien quisiera.
Sucedió que, esa noche yo me encontraba cumpliendo con aquel deber de buen vecino. Y, allí estaba él. Colaborando y esperando a que terminara  el trabajo…, porque después se hacía la verbena y se bailaba hasta la madrugada.

 Y, le apareció a él la mazorca “roja”.  Le vi lanzarse sobre mí para darme su abrazo entre risas como solía hacerse y nada más. Caí, me golpeé. Quedé en coma. De todo ello, en mis recuerdos, sólo queda la secuencia de ese momento.

  Desde ese instante, hay en mi memoria cientos de historias fantásticas que, aunque viviese mil años, no sería capaz de plasmarlas todas.
Mi mente, viajaba por espacios desconocidos. Vivía historias  indescriptibles por lugares que nunca sería capaz de imaginar…, y, en todas aparecía él. 

Me veía vestida de blanco uniendo mi vida a la suya en ermitas solitarias en la más absoluta intimidad. Vivimos las historias alucinantes de todos los cuentos que se han escrito. Navegamos por los “Mares del Sur”  y, nos hicimos adultos, para dar fruto en un jardín de amor. Ahora estamos en la estación donde nos separa el tren. Él en un andén. Yo, en la otra orilla.
No importa…, sigue siendo tan mío… ¡Cómo siempre!


Resultado de imagen de fotos de cuentos de hadas


¿PARA QUÉ MENTIR?

¿Para qué mentir? No es tu cuerpo lo que deseo, lo que me atrae de ti. Tampoco quiero lo que escondes con denuedo debajo de tu colchón. Lo que yo pretendo, ni se ve, ni se toca. Quiero tus noches y tus días, tus sueños y tus esperanzas. Quiero  arrebatarte la paz de tus tranquilas mañanas, los tormentos de tus oscuras noches. Quiero poseer el presente de tu mañana...Quiero...


¡"Tu alma"! 

Resultado de imagen de fotos de cuentos de hadas

jueves, 23 de julio de 2015

UN MENSAJE DE AMOR

Allá dónde te encuentres, un mensaje de amor quiero darte. Siempre que nos estábamos a solas, me besabas y me decías "¡guapa!". Nunca olvidaré la bella comunicación que nos unía. Tú, naciste para que yo te amase. Te amase más de lo que nadie en el mundo, pudo, ha podido, y puede amar. Te fuiste de mi lado, y quedé convertida en sombra. Sombra que discurre hacia lo incierto, como el agua de los ríos que arrastra la pendiente. ¿Quién proyectará ahora la sombra de lo que fui?
      Resultado de imagen de fotos de cuentos de hadas

martes, 21 de julio de 2015

DE RABIOSA ACTUALIDAD

El Salón de Actos estaba lleno a rebosar. Los vecinos del pueblo, andaban bastante expectantes e interesados por lo que allí se iba a decir, y..., ¡por quién! 
--¡Dios mio, se habrá visto algo semejante! --Decían entre risas y sarcasmos.

 Por fin, apareció la coferenciante por el fondo del pasillo central. No describiremos su aspecto físico, sólo diremos que..., le ayudaron a subir al extrado dos de sus veinticinco biznietos, guapetones ellos, y de muy relevantes Carreras Políticas. Y..., es que la señora Aldira tenía un carácter de mil demonios. Hacia veinte años que nadie la había visto por la calle. Pero ella, sin salir de casa, estaba muy viva. La sorpresa la dio a sus vecinos cuando vieron los carteles anunciando  que: "Aldira de Pintuerto" hablaba de política en el Salón de Actos del Ayuntamiento. 

¡Allí estaba ella! Agarrada a sus biznietos y..., pidiendo permiso a una pierna para mover la otra.
Sentada frente al atril, levantó la mirada con gesto grave, y sacando algún espasmo a su lejana voz, ante el asombro de todos, se puso en pie. Ya no temblaba ni su voz, ni sus manos y, agitándolas con vehemencia, comenzó su discurso. Lo traía preparado, pero su visión, al ponerse de pie ya no le daba alcance a su escrito. Sin inmutarse, comenzó a hablar de aquello que quería decir, tal cómo le salía al momento:


       --¡Queridos vecinos! ¡Muchas caras vuestras me son conocidas! Unas, 

porque son de vecinos míos de toda la vida; otras, porque me comunico con 

ellas por el Facebook. No estaría aquí si la crisis griega no me hubiese abierto 

los ojos y me hubiera sacado de mis casillas...,(" y de mi casa")

Esta situación de nuestros vecinos  nos demuestra que, los funcionarios y los 

pensionistas, tenemos montada nuestra Sociedad Anónima en La Moncloa, 

que..., de lo que allí se cuece comemos nosotros.  Es importante que olvidemos 

 colores y zarandajas, y sepamos elegir al mejor gerente para nuestro negocio.

 Dicho esto, la pobre cayó destrozada por el esfuerzo. Por más que lo 

intentaron, no pudieron reanimarla. Todos se agruparon  y cuchicheaban. 

Unos decían:

mujeres ancianas : Dibujos animados de una anciana con gafas. Aislado en blanco Vectores
--¡Es una santa, ha dado la vida por nosotros!

 Otros pensaban:

--¡Ya está bien... Una menos para cobrar!








   

jueves, 16 de julio de 2015

IMPRESIONANTE FIGURA

¿Pícara sonrisa? ¿Labios de fresa? ...¡Noooo... Simplemente, una figura impresionante! Se desprendía de toda ella, la belleza de todas las estrellas del universo juntas. Y es que había nacido para impresionar. Paseaba por la calle, y no había humano, grande, pequeño, hombre o mujer, que no se parase a mirarla. Ella se sentía entre halagada e incómoda. A veces decía a su madre: --Me voy a vestir de fantasma. ¡Claro..., que será peor, más me miraran! 
Dejó los estudios para hacerse conductora de autobuses. Le atraía la aventura de ser responsable de la vida de tantas personas juntas. Ni que decir tiene..., ¡cómo le sentaba el uniforme! Llevaba el pelo corto, pero daba igual, más resaltaban sus facciones sin tapujos. El autobús que conducía hacía rutas turísticas. Los turistas masculinos y..., alguna que otra fémina, no le quitaban el ojo de encima. 
--¡Pues señor!, --decía para sí--, habré de llevarlo con paciencia. Algunas ventajas tenía, en todas partes era bien recibida. Todo el mundo le sonreía y era invitada a todas las fiestas. Tampoco le faltaban..., ocasiones para escarceos amorosos. De tanto hacer recorridos con responsabilidad tan grande y vestir uniforme masculino..., terminó pareciendo más un muchachote guapo, que una fémina con impresionante figura. 
Resultado de imagen de conductoras de autobus

. FILOSOFAR

Resultado de imagen de fotos de flores

En todas las circunstancias que se dan en el devenir de nuestra vida diaria se concentran todas las fuerzas del Universo, dotando a éstas de multitud de facetas, todas ellas son unilaterales vinculadas y expuestas para nuestra libre elección. De todas ellas penden los hilos que irán forjando nuestra personalidad y nuestro futuro, según nuestra propia decisión.

martes, 14 de julio de 2015

FLORES SOBRE LA TUMBA

Toda la casa olía a humo. Los perros ladraban de una manera inquietante, como si quisieran avisar de un peligro certero. El visitante, sin dar muestra de inquietud alguna, seguía repasando con insolente insistencia la anatomía de Andra. Ella, era consciente de ir adecuadamente vestida, pero la mirada de aquel intruso la hacía sentir como si fuese desnuda. No pudo calcular el tiempo que pasaron en aquella embarazosa situación: él, mirando, ella, aguantando los deseos de gritar con todas sus fuerzas y salir corriendo; pero el sentido común, del que andaba bien dotada, le decía que aguantase, porque aquella situación  no tenía más remedio que acabar en cuestión de segundos pues hasta sus oídos había llegado el peculiar chasquido que producían los pasos de Veri al pisar las gravillas de la entrada. Se mantuvo expectante. Veía que aquel bribón estaba por lanzarse sobre ella. Sólo pensarlo le ponía los bellos de punta; estaba preparada para soltarle un fuerte puntapié en la parte más sensible del género masculino.                                    

Resultado de imagen de casas con torrentes--¡No vivas sola en ese caserón solitario! –Le había dicho su madre. 
Ella, que siempre había hecho gala de ser una obcecada, se sentía capaz de todo. Hizo caso omiso a sus recomendaciones; se había empeñado en habitar la casa que la tía  abuela Gertru le había dejado en herencia. Se hallaba ésta en un paraje solitario en la vaguada de un monte. Estaba edificada sobre el curso de un pequeño torrente sobre el cual hacía puente pasando éste justo por debajo. La casa se abastecía de sus aguas. Había de servirse de una polea que hacía subir y bajar el cubo, según estuviese vacío o lleno. El caserío no quedaba muy lejos. Las gentes sencillas y de muy sanas costumbres eran acogedoras. Andra acababa de sufrir la ruptura de su relación con Fredi. Había sido muy frustrante. Después de seis años juntos, apoyándole para que terminase la carrera de Derecho, un día lo encontró con su amiga Mega, en su propia cama. Esta situación, le había llevado a querer ir a vivir por un tiempo a su casa heredada en el campo. 

Ahora, se hallaba en la embarazosa situación de un asalto. No comprendía cómo aquel delincuente había podido evadir la vigilancia de “Deco” y “Tala” sus dos perros dobermam.
El individuo en cuestión, era un gañán del que no sería fácil deshacerse ni plantarle cara. Con la rapidez del relámpago, Andra, cambió por completo su actitud agresiva y asustada, por la más sensual de las sonrisas, y, de modo sumamente provocativo, subió los brazos soltando el lazo que sujetaba su vestido a su cuello. Éste, resbaló yendo a parar a sus pies, dejando desnuda su figura de escultura griega. Acto seguido, desató la cinta que sujetaba su melena impresionante y se la meció sonriendo al indeseable y se le fue acercando provocativa. La respuesta no se hizo esperar: el delincuente hizo ademán de abalanzarse, momento que aprovechó Andra para meter la rodilla en su entrepierna y los dedos índice y corazón de su mano derecha se clavaron con fuerza en los ojos del maleante que cayó dando gritos de dolor. Acto seguido apareció Fredi, el joven médico que pasaba consulta en la aldea con el que había entablado amistad:
--¿Qué es esto? 
Y de modo instintivo golpeó al maleante en la cabeza con un bastón que había en el paragüero, dejándolo inconsciente.
Andra se apresuró a vestirse, ruborizada y nerviosa. En pocas palabras explicó lo sucedido. Con una cuerda ataron al delincuente, que recuperó la consciencia dando gritos y soltando improperios a diestro y siniestro. La policía apareció atendiendo la llamada de ambos. Nunca antes había llorado Andra con tanto sentimiento. En el jardín, debajo del sauce, encontraron, tendidos sin vida, a Deco y a Tala. Ahora ella lloraba y ponía flores sobre su tumba. 




Resultado de imagen de doberman         




ALMA Y PIEL

Su sueño era llegar alto

 Su alma: Por nada del mundo se hubiese atrevido a hablarle de tu a tu. Quería comunicarse de modo apropiado..., pero no sabía cómo hacerlo. 
Se abría su espíritu y también cimbreaba su sonrisa al sentir su presencia, que todo lo inundaba. 

("No me hables, mejor..., que lo haga el silencio") 

Su piel: Repletos mis nervios de savia nueva. También mis oídos te oyen y sienten. --¿Porqué sonríes y escuchas mis pasos? ¿Sábanas de hilo en noche de encuentros? ¿Porqué me requiebras y hueles mi pelo? ¡No sientes el halo! Mi cuerpo y tu cuerpo son trenzas de brazos y piernas.

(¡Nada hay que temer, sólo son..., coloquios, de alma y piel!)

Resultado de imagen de fotos de auroras boreales






  

domingo, 12 de julio de 2015

NO IMPORTA

No importa lo despacio que vayas, siempre y cuando no te detengas, y..., cómete el mundo, porque caduca. ¡El enorme reto de vivir se nos hace patente a cada instante y cada edad! ¿Quién no tiene recuerdos de su más tierna infancia donde ya se perciben obstáculos que hay que salvar con verdadera determinación? ¿No es cierto que ya a los siete años se tiene conciencia del bien y del mal?  Todo se siente y se percibe. También la semilla misteriosa que nace y crece con nosotros desde el mismo momento de nuestra concepción se hace notar. ¿Quién me puede negar que no siente el flujo del soplo Divino dentro de sí? Aquél que no lo ha sentido es porque no ha mirado. ¡Mira! ¡Mira y verás! ... Y no importa lo despacio que vayas..., lo importante es que no te detengas..., ¡hasta llegar a la meta!
Resultado de imagen de fotos de caminos

jueves, 9 de julio de 2015

NOTAS

¡Me gustaría!
Me gustaría flotar en las nubes y ...,
hacer siempre lo que me dices tú.
No quedar nunca quieta,
mover mis hombros al son de tu melodía,
¡Sonreír cuando te miro...,
sonreír cuando me miras!
Y... Con mi sonrisa abierta,
sacar a mi guitarra las notas que sacas tú.
¡Saber poner acentos,
utilizar las comillas!
Para poner nota sobre notas...,
y subrayar los sentimientos, ¡"Que me provocas"!

Resultado de imagen de fotos de la santisima trinidad

miércoles, 8 de julio de 2015

HUMO


Resultado de imagen de fotos de casas de dibujos animados

Una estela de humo hacía figuras fantasmagóricas en el horizonte. La vieja casa del robledal, solitaria y deshabitada durante años, lanzaba bocanadas de humo por sus chimeneas. Los vecinos, extrañados por el hecho, se habían puesto de acuerdo para ir a investigar qué pasaba en el lúgubre y tétrico edificio. Nadie quería recordar la historia de lo ocurrido bajo el marco de la casona. La pobre y joven esposa de Alejandro, venida de tierras lejanas, flotando sobre las aguas del inmenso aljibe. Lleno hasta rebosar, tenía la capacidad de un pequeño pantano. Las lluvias frecuentes y copiosas, tenían el fin de su recorrido por los montes circundantes, en su fondo.


 ¡Pobre niña! Ella y el hijo que llevaba en su seno tuvieron el triste final en la frialdad de sus aguas. Nunca se supo qué pasó aquella noche siniestra. Alejandro desapareció sin dejar rastro y la bella casa del robledal quedó solitaria y maldita.Todos evitaban pasar cerca de ella, y, cuando lo hacían, aceleraban el paso sobrecogidos por el ingrato recuerdo.

 Se llamaba Mercedes la joven. Era dulce y bondadosa. Hacía visitas a los vecinos y daba el aspecto de aquella persona a la que las cosas le van bien y es feliz. Tenía gran ilusión por el hijo que esperaba y todo eran elogios hacia su marido. Aquella fatídica mañana en que la encontraron muerta, los vecinos no encontraban explicación a los hechos. Después de ser enterrada, como por arte de magia,  Alejandro se esfumó.

Llegaron los vecinos en comitiva llamando a la puerta:
--¡Ah de la casa!, ¿quién vive?...
Era Anselmo, el vecino más cercano. Vivía a medio kilómetro de distancia. Fue el más afectado por el nefasto suceso, ya que fue él el que sacó a Mercedes del aljibe. Le parecía verla con su larga melena negra flotando sobre las aguas y sus ojos abiertos como ventanas de oscura noche. La dulce curva de su vientre en flor, tan inerte como ella.
El gran portón de la entrada se abría con lentitud y una carita morena de larga trenza, se asomaba tímida y recelosa sin soltar la gran cadena que sujetaba la puerta:
--Buenos días, señores..., ¿qué desean ustedes?
--Somos vecinos, venimos a saludar y a ofrecer a ustedes nuestra amistad.
--Lo siento mucho, --dijo la intercepta --los señores no están, cuando regresen les diré que han venido ustedes.
Y cerró la puerta, quedando el silencio con un halo de mal presagio. 

Marchó la comitiva del vecindario sin muchas ganas de hablar. Rompió el silencio la señora Marcelina, ella siempre tenía la palabra precisa en el momento oportuno: 
--Pues, me parece que mañana vendremos otra vez. Hay que saber qué clase de gente nos rodea. De momento..., no han hecho grandes renovaciones, todo sigue como estaba. Ninguna persona medianamente apañada se mete en esa casa medio en ruinas.
--¿Os habéis fijado? --Dijo Paquisa, la mujer de Anselmo..., tenía ella fama de cotilla--, el aljibe sí tiene una puerta nueva, y bien cerrada por cierto, he contado tres candados y una barra de hierro que la atraviesa.
--No querrán que se caiga nadie. 

Andaban distraídos con tales comentarios cuando un coche nuevo, flamante, casi les atropella, se vieron obligados a meterse en la cuneta.
--Serán los nuevos vecinos, --dijo uno...
--Pues traen buenos humos, --dijo otro.
 En estas estaban, cuando sonó un disparo a sus espaldas dándoles un susto de muerte.

 Cuando Anselmo y  Paquisa llegaron a casa tenían una sorpresa que les dejó estupefactos..., Cardo, su perro, yacía en el suelo sin vida, ¡muerto! ¡muerto!, gritaron a coro.
--¿Quién habrá sido el hijo de...?, ¡Si lo agarro lo mato! 
Paquisa lloraba a lágrima tendida. Anselmo, mascullaba palabras que es mejor no repetir. Los demás vecinos no sabían qué decir para consolarlos.  
El misterio se cernía sobre el vecindario del robledal.
--Bien, --dijo Anselmo después  de muchas cavilaciones--, enterremos al perro y corramos una cortina de humo sobre todo lo pasado. ¡Cada uno en su casa, y Dios en la de todos! 

  

lunes, 6 de julio de 2015

MANOS ABIERTAS

Del monte bajaban voces extrañas.
Todos se preguntaban de dónde procedían.
Al rayar el alba, lucían antorchas encendidas.
Iluminaban en la lejanía el crepúsculo matutino.
No son tiempos de misterio...
¡Todo queda al aire, al descubierto!
Nadie cree en brujas... En fantasmas..., en encantamientos.
¡Las voces hablaban en danzas diabólicas..., en aquelarres!
 Aullidos de lobos matizaban el misterio.
¿Qué pasa en el monte?
¡Lloran las copas de los cipreses gotas de negras escarchas!
Las luces difusas enmarcan figuras de monstruos y de dragones.
¡No te aterrorices mi niño del alma!
Los miedos sólo deben sentirlos los sucios de corazón.
El misterio ya no es misterio cuando el sol sale.
Las brujas se esconden cuando...
 se abren tus ojos iluminando los continentes...,
¡que cada día se hacen más pequeños!
Tu sonrisa es mi sonrisa,
...¡Tu amor es mi amor!
Tus manos abiertas refrescan mi alma,
...¡Son las que me sujetan y me sostienen!
Nubes blancas adornan el cielo dónde tú vives.
¿Lanzamos al viento llantos...,
...o risas de ángeles  que bailan danzas con notas del amor eterno?
Se enredaron los velos en los bucles de tu pelo.
Rasgaron sus vestiduras, aquellos que te quisieron.
Hay temor en las mentes de aquellos que ni ven ni sienten...
Eres llama de fuego que nunca se consume.
Se oye tu luz que se expande hasta los últimos confines.
¡Llena de paz las almas, de sabiduría a los necios...Y de caridad a los ladrones!
Deja para mí tus manos abiertas.